7 de diciembre de 2012

Waka Tapu. Llegada a Rapa Nui (Isla de Pascua) desde Aotearoa (Auckland)

Insertando ojos a moai del ahu Nau Nau. Anakena, Rapa Nui
La exploración por parte del hombre en el Océano Pacífico se remonta a hace 40.000 años atrás, cuando los primeros pobladores llegaron a Australia y Nueva Guinea. Milenios más tarde, gente probablemente asiática (de la cultura Lapita) navegó hacia el este llegando hacia lo que conocemos actualmente como la Polinesia, estableciéndose específicamente, según estudios recientes, primero en Nukuleka (reino de Tonga) hacia el 800-896 aC., momento a partir del cual continuó la expansión gracias a sofisticados conocimientos técnicos de navegación, astronomía, vientos, patrones migratorios de aves y ballenas, y corrientes marinas, llegando a surcar el océano hasta las costas americanas, pasando por todas las islas del conocido como Triángulo Polinesio (Hawaii-Rapa Nui-Nueva Zelanda). 

Texto: Alex Guerra Terra. 
Fotos: Sebastián Paoa Águila
Desembarco de los catamaranes en Anakena, Rapa Nui
Cuentan las leyendas māori, que hace unos mil años, el gran viajero polinesio Kupe realizó un viaje épico por el Pacífico hacia una nueva tierra. Kupe tomó fragmentos del conocimiento heredado de sus ancestros navegantes, y formó un singular mapa oceánico para orientar a futuras generaciones en sus incursiones hacia una nueva tierra llamada por su esposa Kuramarotini, Aotearoa. Vestigios del paso de Kupe por esa tierra puede ser hallado en la toponimia de la Nueva Zelanda actual.
Recibimiento en la playa de Anakena, Rapa Nui
Bienvenida frente al ahu Nau Nau. Playa Anakena, Rapa Nui
Recibimiento
En el universo rapanui, el mito de Haumaka cuenta algo parecido. Un nativo de Hiva, isla mítica originaria de los primeros rapanui, llamado Haumaka, tuvo un sueño en el cual su espíritu viajó a una tierra lejana, buscando una residencia para el rey Hotu Matu’a, llamando a ese lugar imaginario, Te Pito o Te Kainga un Hau Maka, o sea, El pequeño fragmento de tierra de Hau Maka. Al escuchar esta historia, Hotu Matu’a decidió cruzar el océano junto con otros exploradores, para hallar mejores tierras que aquellas en las que moraban. Lejos de viajar a ciegas, ellos no hicieron más que seguir las indicaciones dadas por Hau Maka en sus ensoñaciones, que eran muy exactas según dice la leyenda: lunga i, viento arriba en el sudeste, tau de e, hacia afuera, ro a del revareva de e, como contorno permanente, i raa del te del roto i, en medio del levantamiento del sol. Ellos llegaron siguiendo las coordenadas de aquel nativo.


Llegada catamaranes
No se tiene conocimiento de que un viaje de estas características haya sido emprendido en tiempos modernos, haciendo uso exclusivamente de los métodos tradicionales de navegación (sin instrumentos ni técnicas modernas). Las canoas de doble casco māori Te Aurere y Ngahiraka Mai Tawhiti (waka hourua construidas por Hekenukumai Héctor Busby), partieron el 17 de agosto, hace algo más de  tres meses, de Aotearoa (Auckland, Nueva Zelanda) y atravesaron 10.000 millas náuticas haciendo uso de los métodos tradicionales de navegación polinesia. Supuestamente, al ritmo que llevaban, se esperaba su arribo a Rapa Nui para el lunes 3 de diciembre, pero terminó llegando días antes por un cambio de viento repentino.  Un fuerte viento noroeste permitió que las embarcaciones cubrieran casi 200 km en dos días. 
El viaje, además de demostrar la relativa facilidad con que en el pasado los polinesios surcaban el océano, tuvo un profundo significado cultural y espiritual, y fueron recibidos en la playa de Anakena de Rapa Nui a la antigua usanza, por una comitiva que realizó una muestra de cantos y danzas tradicionales, para acto seguido proceder a la colocación de los ojos a uno de los moai del ahu Nau Nau, acto simbólico que es reflejo del sentimiento y la emoción que contuvo la extraordinaria experiencia. Desconozco si los ojos permanecerán en el lugar que ahora ocupa, y las opiniones son encontradas en este sentido, pues mientras unos lo ven como un acto transformador de la historia, otros ven a los moai como algo dinámico susceptible a seguir transformándose.
Un momento histórico. Grupo de rapanui insertando los ojos a uno de los moai del ahu Nau Nau
A mi entender, el proceso de cada moai es parte de la historia, pero ahora también se construye la historia, la historia de los moai aún no termina, pues no son un simple objeto arqueológico, un elemento patrimonial, sino mucho más... son algo vivo (como su antiguo nombre, aringa ora o te tupuna, o rostro viviente de los antepasados, lo indica), y como vivos que están sufren modificaciones (no me refiero a modificaciones vandálicas, sino las producidas por los propios rapanui), y éstas, también forman parte de la historia... por lo tanto, ojalá esos ojos, a través de los cuales antiguamente emanaba el mana de los ancestros, continúen donde en ese día tan especial, emotivo, inolvidable, y que ya forma parte de la Historia, fueron insertados por el pueblo rapanui. 
Umu tahu final
Artículos relacionados:
Página Oficial Waka Tapu
Polinesios en América 500 años antes de Colón
Rapa Nui: Mito y realidad

10 comentarios:

  1. Felicitaciones por tu blog, te invitamos a visitar y suscribirte a nuestro resumen semanal de noticias alusivas a Rapa Nui

    http://paper.li/polinesiachile/1343506775

    ¡Iorana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauru'uru! Conozco bien vuestro blog y a menudo es fuente de información para mí. Si no estoy suscrita lo haré. Iorana koe!

      Eliminar
  2. Mi mas sincera felicitación por tu blog,me parece apasionante y excelentemente nutritivo gracias ...un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hanna, ya sabes que para mí el tuyo es un espacio para el relax y la reflexión.

      Eliminar
  3. Que buen reportaje de este hecho historico para el pueblo Rapa Nui. Ojala que el moai siga entregando mana a traves de sus nuevos ojos por mucho tiempo más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gonzalo, pues siento informarte que cuando escribía el artículo desconocía el hecho de que el acto de colocar los ojos al moai fue simbólico para la ocasión de la ceremonia, pero que a día de hoy ya han sido extraídos y vueltos a guardar... No sé cuál es el motivo de que no permanezcan allí en sus cuencas, intentaré informarme. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Solo se colocan para ceremonias, así es desde siempre.

      Eliminar
  4. Hola, sólo el Ahu Ko te Riku que se encuentra en Tahai permanece siempre con ojos.
    Saludos.
    Viviana V.

    ResponderEliminar
  5. Hola me gusto el articulo, estuve viviendo 5 meses en la isla, llegue hace poco al continente, no pude ir el día que llegaron las embarcaciones waka tapu, pero días después fui a Anakena y no vi los ojos del moai en el ahu nau nau, no pude averiguar por que los sacaron, bueno pero las naves de los maories eran hermosas, creo que aun estan en la isla, en hanga piko se van los primeros días de enero. Muchos saludos, y muy lindas fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sophies, gracias por tus comentarios, los ojos, los tienen guardados para usarlos en diversas ceremonias, como acto simbólico, y los quitaron al día siguiente. Tengo entendido que las embarcaciones ya emprendieron el viaje de regreso. Muchas gracias.

      Eliminar