23 de noviembre de 2012

Robinson Crusoe, isla de leyendas (Archipiélago Juan Fernández, Chile)


Jim Turner declara en “La Isla Apocalíptica” (History Channel, 2010) haber descubierto un enorme monumento maya de 45 metros de altura, acompañado por un enorme jaguar agachado, en la isla Juan Fernández o Robinson Crusoe. El perturbador hallazgo hace una aún más perturbadora predicción: la fecha del fin del calendario Maya, que traducida al calendario gregoriano se fija en el 21 de diciembre de 2012. No hay, en esta isla, evidencias de presencia prehispánica extraída de contextos arqueológicos. Y las formaciones rocosas mencionadas son afloramientos volcánicos naturales. Pareidolia le llaman a esto… aunque en este caso es mucha la imaginación que hay que tener para ver un monumento en este roquerío… es que todavía nos creemos todo lo que sale en la tele y en internet?

Historia. Enclavado en el Pacífico, a unos 670 kilómetros del litoral central del Chile continental, sus cerca de 900 habitantes son los herederos y guardianes de una historia cargada de leyendas. Fue el español Juan Fernández el primer europeo que descubrió este archipiélago el 22 de noviembre de 1574, cuando se internó mar adentro para buscar una ruta de navegación más rápida entre Perú y Penco, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago. Años después de tomar posesión de las islas, los colonizadores españoles la abandonaron y, por su situación privilegiada en el Pacífico Sur, se convirtieron en refugio de piratas y corsarios, especialmente ingleses y franceses. 
La novela. Daniel Defoe retrató en 1719, las aventuras de Robinson Crusoe en una remota isla tropical, dando luces sobre el archipiélago de Juan Fernández y representando el espíritu del perfecto colonialista británico que considera una porción de tierra como propiedad privada, y, que incluso es capaz de esclavizar a Viernes, un indígena habitante primigenio de esta zona (que a veces vistió de mujer tentando el incorruptible carácter europeo del protagonista). La novela es en realidad una autobiografía ficticia del protagonista (Robinson Crusoe en el libro), que encarnaba un símbolo del colonialismo y la moral europeas de la época, pero estuvo inspirada en la historia real de dos náufragos: el marinero escocés Alexander Selkirk (nombre con el que se conoce a una de las islas del archipiélago Juan Fernández donde naufragó, y de donde fue rescatado en 1709), y el capitán de marina español Pedro Serrano (rescatado en 1534 y que también dio nombre al banco de arena del Caribe donde naufragó, el Banco Serrana).
El Parque Nacional. En 1935 las tres principales islas del archipiélago fueron declaradas Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández con una extensión de aproximadamente 9.967 hectáreas, y declarado en 1977 Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco gracias a su clima marítimo de grandes oscilaciones térmicas que contribuye al crecimiento de flora y fauna únicas en el mundo, destacándose especies tales como el lobo de mar de dos pelos, el blindado, ave rapaz diurna, el picaflor rojo, el Rayadito de Masafuera, ave en grave peligro de extinción, el cangrejo dorado, la jaiba corredora y la langosta de Juan Fernández, pieza fundamental en la actividad productiva de la isla.

En el cine. Luis Buñuel rodó en 1952 una versión de la obra de Defoe: “El eco de Crusoe”, aunque antes ya había sido objeto de adaptaciones cinematográficas, incluso por Georges Méliès (1902), quien el mismo año realizara el primer film de ciencia ficción de la historia (Viaje a la Luna, basado en las novelas de Julio Verne y H. G. Wells). En 1975 también se hizo una película (“Yo, Viernes”, dirigida por Jack Gold) basada en esta historia (protagonizada por Peter O’Toole), en la que los días de soledad de Robinson Crusoe tocan a su fin, cuando un indígena, único superviviente de un rito tribal, aparece en la isla. Crusoe lo bautiza como Viernes y le hace su sirviente . Las cosas parecen funcionar bien, pero el día a día termina por provocar conflictos a nivel intelectual y humano. Robinson pretende que Viernes aprenda y adopte sus costumbres, pero éste no puede ni quiere olvidar su origen. Por otra parte, entiende que para sobrevivir en el "distorsionado" mundo del hombre blanco, tiene que actuar con astucia y adoptar, aunque sea en apariencia, sus normas. Incluso existe un interesante largometraje de animación uruguayo (Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe, Walter Tournier 2012)
Un gran tesoro. Además de lo anterior, la isla fue afamada por los rumores de que contiene un tesoro consistente en ochocientos barriles de oro, cien de plata, doce anillos papales, piedras preciosas, la Llave del Muro de los Lamentos, una de las joyas más famosas de la historia, conocida como la Rosa de los Vientos, y parte de los tesoros del Imperio Inca, incluyendo el collar de la mujer de Atahualpa, por lo que el Intendente de Valparaíso de 2005, Luis Guastavino,  echó mano a toda la técnica del TR araña (a.k.a. Arturito), un robot georadar para captarlo, quedando finalmente todos los esfuerzos en nada. El holandés nacionalizado estadounidense Bernard Kaiser, avalado por la National Geographic, persiste en su incansable búsqueda del tesoro desde 1995. Leyendas en torno a una isla que sin duda suscita todo tipo de especulaciones.
La Isla Apocalíptica. Especulaciones como la que se tejieron en el documental “La Isla Apocalíptica”, producto de un reportaje de History Channel (2010), en el que Jim Turner declara haber descubierto un enorme monumento maya de 45 metros de altura, acompañado por un enorme jaguar agachado, en la isla Juan Fernández (a la que llegó después de una difícil travesía en el más endeble bote de pescadores que encontró en Valparaíso, cuando la isla tiene un buen aeropuerto, lo sabemos todos debido a la tragedia del año pasado). El perturbador hallazgo hace una aún más perturbadora predicción: la fecha del fin del calendario Maya, que traducida al calendario gregoriano se fija en el 21 de diciembre de 2012.  Turner, afirma que la isla sería el único punto del mundo en que durante 2012 será posible apreciar el tránsito del planeta Venus por delante del Sol. Fenómeno que coincide con un día sagrado maya y que estaba pronosticado para el 11 de noviembre de 2012. Y el apoteósico final, el 21 de diciembre de 2012, frente al megalito maya y rodeado por un formidable anfiteatro montañoso, se verá un eclipse total de Sol, signo inequívoco del final de los tiempos conocidos hasta ahora.
Trágicos accidentes. Como ya hemos dicho en la introducción, no hay, en la isla evidencias de presencia prehispánica extraída de contextos arqueológicos, y las formaciones rocosas mencionadas son afloramientos volcánicos naturales, no "monumentos mayas”. Pareidolia ? en este caso es mucha la imaginación que hay que tener para ver un monumento en este roquerío… casi le llamaría paranoia… Sin duda estamos frente a un lugar místico o por lo menos extraño, en donde confluye el interés de diversas culturas, misterios y hechos extraordinarios, ligados tanto a lo maravilloso como a lo trágico, encarnado recientemente por un tsunami (que en 2010 acabara con dieciséis vidas, entre ellas la de un turista español, y con varios ejemplares en distintos idiomas de la novela Robinson Crusoe), y el fatal accidente del Casa 212 de las Fuerzas Aéreas de Chile (2011). Pero el mundo no se acaba en el 2012. ¿Qué más oiremos hablar en torno a la misteriosa isla de las leyendas?

2 comentarios:

  1. Hermosa isla, y una gente maravillosa, desde hace algunos años estamos trabajando la puesta en valor de su patrimonio arqueológico (fortificación española en el siglo XVIII)
    http://archipielagojf.blogspot.com/

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, y me alegra saber que se está trabajando en el rescate y puesta en valor del patrimonio de la isla. Visitaré con atención vuestras páginas.

      Eliminar